Corona Schroeter // Wikipedia

Esta compositora nació en Guben en enero de 1751. Era una de las cinco hijas, todas músicas, del oboe Johann Friedrich, al servicio de August III, elector de Sajonia, y del rey de Polonia.  Corona Schroeter inició los estudios musicales con su padre. Estudió clavicémbalo, guitarra y canto. 

En 1765, a los catorce años,  cantó en Leipzig durante seis temporadas seguidas.  De 1772 a 1774 la familia vivió en Berlín y en 1776 conoció a Goethe, que dijo de ella: “Dada su hermosura, su conducta ejemplar y su forma seria y delicada de cantar tenía la simpatía de todos… su amor, respeto, adoración “. Esto lo dijo el escritor y gracias a él fue contratada como Kammersängerin de la corte de Weimar durante el reinado de la duquesa Ana Amalia. 

Colaboró estrechamente con él y cantó en los conciertos de la corte,  actuando también como actriz en los dramas del poeta en los que él mismo recitaba. Interpretó el papel principal en una de sus obras, para la que escribió la música. 

A partir de 1783 se dedicó principalmente a la enseñanza, aunque también escribía poesía, dibujaba y pintaba. 

Mantuvo una amistad importante con el poeta Schiller, y puso música a algunas de sus obras, como antes lo había hecho con Goethe. 

Publicó dos volúmenes de lieder,  el primero en 1786 y el segundo en 1794. Escribió al menos cincuenta lieder, la música para Die Fischerin (Goethe) y para Der Taucher y Die Wurde der Frauen  (Schiller) y más de cien arias en italiano. 

Se reconoce a Corona Schroeter como una de las primeras compositoras en Alemania de lieder. Publicó dos colecciones de lieder en 1785 y una tercera en 1794. Estas colecciones delatan una preferencia por los textos que tratan sobre los orígenes de los cantos populares de Herder.  

También colaboró con poetas como Hôlty. Nunca se hizo ilusiones sobre su posición en la sociedad, ni sobre la de las mujeres músicas en general, y en la presentación de su volumen de lieder en el Cramer’s Magazin der Musik  (1785), una publicación dedicada a la música y los músicos, Corona Schroeter escribió:

“He tenido que superar muchas dudas antes de tomar la importante decisión de publicar una colección de breves poesías para las que he compuesto melodías. A nuestro sexo se le atribuye una determinada imagen de rectitud y moralidad que no le permite presentarse sola en sociedad ni salir de paseo sin escolta, por lo tanto, ¿cómo puedo presentar mi trabajo musical sin una sensación de gran timidez? Cualquier trabajo compuesto por una mujer sólo provoca un sentimiento de piedad a los ojos de los expertos. “

Sus lieder son considerados de notable calidad e imaginación. 

En el siglo XX sus lieder se han revalorizado, situándolos a la altura de los de Friedrich Reichardt y Johann Adam Hiller.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación