La semana pasada se detuvo a un matrimonio (hombre y mujer) en  Malargüe, Mendoza,  por estar acusado de abusos sexuales y grabación de dicho material para compartirlo en Internet, a sus dos hijos menores. Las víctimas, dos niños uno de casi dos años y el otro de nueve, han podido ser rescatados de dicha agresión continuada.

El cómo pudieron detenerlo radica la novedad.  Una ONG con sede en Estados Unidos encargada de monitorear contenido publicado en internet, ya está realizando un uso efectivo de la inteligencia artificial, en este caso para detectar más rápido donde se está cometiendo posibles delitos como ha sido este caso. 

La inteligencia artificial utilizada por esta ONG detectó con varias alertas rojas a través de Google e Instagram que esta pareja estaba compartiendo contenido de abusos sexuales, y es a partir de poner en conocimiento estos contenidos a las redes de seguridad internacionales que se ha podido coordinar acciones conjuntas desde Estados Unidos y en este caso Argentina para capturar y detener al matrimonio presuntamente abusador.  Ejemplos como este muestran como la colaboración entre equipos humanos apoyados por sistemas de inteligencia artificial pueden conseguir detener con mayor rapidez y efectividad a posibles agresores.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación