Matilde de la Torre. Wikipedia

La mujer de la que hablamos hoy nació el 14 de marzo de 1884, en Cabezón de la Sal (Cantabria).

Fue una de las primeras diputadas de la historia de España, que destacó además por su labor como escritora, periodista y pedagoga. Su presencia en el Congreso y en el Gobierno republicano contribuyó de manera decisiva a allanar el camino que ha conducido a las mujeres a participar con normalidad en la política española.

En una de sus primeras acciones políticas Matilde de la Torre se propone impulsar las Casas Campesinas de Cantabria, una organización que tiene como objetivo resolver los problemas y necesidades de los jornaleros, arrendatarios y pequeños propietarios.

El 19 de noviembre de 1933 se presenta por primera vez a las elecciones generales bajo las siglas del Partido Socialista Obrero Español. Aquel primer Congreso, que acogió a Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken, las primeras diputadas de la historia de España, fue el encargado de redactar una Constitución que debía sentar las bases de una república democrática y duradera.

Se da la circunstancia de que es prima de la pintora María Blanchard, consuelo Bergés y está emparentada con Concha Espina, a quien retrata en una de sus novelas Agua de nieve.

Aprendió de forma autodidacta latín, griego, inglés y francés de forma, posiblemente, autodidacta manejándose perfectamente en estos idiomas.

Desde joven tiene afición por la literatura, alentada por la lectura de los libros de la biblioteca familiar. 

Se estrenó en el mundo de la escritura con la publicación, en 1917, de su primera obra, inspirada en el cuadro de María Blanchard, Jardín de damas curiosas: epistolario sobre feminismo. A partir de entonces, comenzó a escribir diversos ensayos, entre los que destacan Don Quijote, rey de España (1928) o El Ágora (1930).

Al mismo tiempo colabora con la prensa regional y prepara uno de los proyectos más ambiciosos de su vida, la Academia Torre, un centro educativo basado en los principios de la Institución Libre de Enseñanza. El objetivo de la academia, ubicada en Cabezón de la Sal, es ofrecer a los alumnos una educación integral, enraizada en el humanismo y los principios laicos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación