Kickingball pitcher. Flirck

El kickingball, un deporte que mezcla de fútbol y béisbol, está aumentando su popularidad entre las mujeres venezolanas refugiadas en España, Argentina y Estados Unidos. Este deporte fue introducido  en 1965,mientras los hombres jugaban a fútbol o baloncesto las mujeres empezaron a jugar a este deporte en las plataformas petrolíferas. Se juega en un campo en forma de diamante de softball y utiliza tres bases. 

Las mujeres refugiadas se tuvieron que ir de su país por razones políticas y económicas. muchas de ellas se fueron a países diferentes, pero al llegar algunas de ellas contactan con equipos de kickingball, ya que les proporciona una red de seguridad lejos de su hogar, como afirma Euronews. De esta forma este deporte actúa como una actividad integradora. 

En Madrid ya existe un equipo donde las mujeres preparan los campeonatos, denominado Madrid Panthers. Las integrantes del equipo tienen el objetivo de compartir valores como el respeto, la amistad y el trabajo en equipo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación