Según un informe de UNICEF publicado el lunes 6 de marzo, la crisis alimentaria y nutricional mundial que afecta a las adolescentes y las mujeres se agrava en 12 países.

El informe exige cambios en los sistemas alimentario, sanitario y de protección social de las adolescentes y las mujeres por parte de los gobiernos, los socios y donantes humanitarios y de desarrollo, las organizaciones de la sociedad civil y los agentes del desarrollo.

En 2020, 5,5 millones de adolescentes y mujeres embarazadas y lactantes sufrían malnutrición; en la actualidad, son 6,9 millones. Más de mil millones de niñas y mujeres adolescentes sufren desnutrición (incluido el bajo peso y la baja estatura), carencias de micronutrientes esenciales y anemia, con efectos devastadores en sus vidas y su bienestar, según el informe, un análisis exhaustivo y sin precedentes del estado de la nutrición de las adolescentes y las mujeres en todo el mundo.

Una nutrición deficiente durante la vida de las niñas y las mujeres puede tener efectos peligrosos e irreversibles en la supervivencia, el crecimiento, el aprendizaje y el potencial de ingresos futuros de sus hijos. También puede debilitar la inmunidad, retrasar el desarrollo cognitivo y aumentar el riesgo de complicaciones potencialmente mortales, incluso durante el embarazo y el parto.

El retraso del crecimiento, o ser demasiado bajo para su edad debido al hambre, afecta a 51 millones de niñas y niños menores de dos años en todo el mundo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación