La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer aborda un tema importante sobre la relevancia de la innovación y la tecnología para la igualdad de género. La innovación y el cambio tecnológico son cambios profundos que remodelan la vida en el siglo 21. El progreso tecnológico permite avances sin precedentes con el potencial de mejorar los resultados sociales, económicos y políticos para todos.  

Sin embargo, estos avances y resultados no se comparten por igual. Tres mil millones de personas permanecen desconectadas a Internet, la mayoría de las cuales son mujeres y niñas. Las mujeres también van a remolque de los hombres en el uso efectivo de la tecnología, ya que esa capacidad interactúa con otras dimensiones de la discriminación, como las brechas de educación y habilidades y las restricciones a la autonomía. A medida que el mundo en línea se vuelve más importante en la vida de las personas, la aceleración del cambio tecnológico aumenta el riesgo de afianzar aún más estas desigualdades.  

Según ONU Mujeres, las mujeres y las niñas han hecho contribuciones significativas a la innovación humana, pero siguen estando subrepresentadas en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.  Son solo el 35% de los estudiantes en educación STEM. Las mujeres ocupan menos de un tercio de los puestos en el sector de la tecnología y ocupan solo el 22 por ciento de los empleos en el ámbito de la inteligencia artificial.  

El activismo digital y el poder de movimientos como #MeToo demuestran sin duda el poder de la acción digital colectiva para promover el cambio. Para forjar el futuro que necesitamos, las mujeres y las niñas deben estar al frente y en el centro, liderando el camino, incluso en el ámbito de la tecnología. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación