unsplash

Debbie Dickinson, ex ejecutiva del gigante de la salud Johnson & Johnson, trabajó con un equipo de ingenieras, científicas y médicas para producir una pulsera y una aplicación conectada llamada Thermaband. El brazalete funciona con un software de inteligencia artificial que monitorea la temperatura del usuario, y cuando detecta un sofoco puede ofrecer una sensación de enfriamiento. Alternativamente, también puede proporcionar calor, si es necesario.

Según la BBC, la pulsera también rastrea la presión arterial y la frecuencia cardíaca, con todos los datos mostrados en la aplicación. Después de años de ignorancia generalizada, ahora hay más conciencia y conversación sobre la menopausia que nunca por parte de personas muy diversas. Por ejemplo, en el Reino Unido, la diputada conservadora Caroline Nokes ha liderado una campaña para que las mujeres que atraviesan la menopausia puedan ausentarse del trabajo. Sin embargo, en enero, el gobierno del Reino Unido rechazó un plan piloto propuesto para Inglaterra.

Si bien las mujeres que piensan que están sufriendo de sistemas de menopausia deberían en primera instancia ver a su médico, la mayor cobertura que está recibiendo el problema está llevando a un número creciente de empresas de tecnología a ingresar al sector. Estas empresas, a menudo dirigidas por mujeres, están introduciendo nuevos productos que ofrecen ayuda y apoyo.

La aplicación permite a las usuarias tener consultas individuales de video o chat con personas expertas en menopausia, inscribirse en cursos, acceder a videos a pedido y participar en eventos en vivo. El fin es empoderar a las mujeres y abrir espacios de diálogo que rompan el silencio sobre la menopausia. 

Cada vez más tecnológicas están interesadas en desarrollar productor a través de la inteligencia artificial que ayuden a las mujeres a reducir el impacto de la menopausia en sus vidas cotidianas. Aunque por el momento se tratan de iniciativas privadas al alcance de pocas mujeres.

Secciones: subportada