Twitter EVAWuk

End Violence Against Women ha publicado su último Informe instantánea sobre el estado de la violencia de género en Reino Unido y en el que destaca los diferentes factores que contribuyen a la prevalencia de la violencia contra las mujeres y las niñas así como las formas en que el estado ha dado respuesta.

Tras analizar los datos pertenecientes al año pasado el Informe ha llegado a conclusiones no muy alentadoras como que la crisis económica está llevando a muchas mujeres víctimas de violencia a tener que elegir entre permanecer con el maltratador o vivir en la indigencia. La policía y el sistema de justicia siguen sin responder adecuadamente a las supervivientes, re victimizándolas. La crisis de confianza en la institución policial, desencadenada a raíz del caso de Sarah Everard y las diferentes muestras de abuso de poder y la elusión de la rendición de cuentas por ello. La laxitud de las medidas de las empresas tecnológicas on line para evitar que la infancia y la juventud se unieran a los discursos del odio y la misoginia, en el año en que precisamente entraba en vigor la Ley de seguridad on line. Cifras récord en delitos por abusos sexuales y violencia de género doméstica y la históricamente insuficiente financiación económica destinada a los servicios de apoyo especializado, especialmente aquellos que son específicos para las mujeres pertenecientes a minorías étnicas. 

Una vez descrita la situación y los principales contextos que dificultan los avances en la erradicación de la violencia de género, el Informe invita a replantearse algunas de las medidas que incluía uno de los principales puntos de la agenda política y del sistema judicial penal en Reino Unido y pensarlas más desde un enfoque holístico e integral que ponga todos los esfuerzos en la prevención de acuerdo con las evidencias científicas como la clave para la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas. 

En declaraciones de Andrea Simon, directora de la Coalición para poner fin a la violencia contra las mujeres (EVAW, por sus siglas en inglés) los derechos y libertades de las mujeres y las niñas se ven restringido por la violencia machista en todas las áreas de la vida, desde la escuela hasta el espacio virtual. Tenemos que enfocarnos en aquello que está permitiendo que el abuso misógino prospere dentro de la sociedad y en las instituciones, y resistir las soluciones instintivas y a corto plazo sobre la transformación cultural que debe suceder. [..,]

Secciones: subportada