pixabay

El acceso a un transporte asequible y confiable es una de las mayores barreras para el empleo remunerado de las mujeres a nivel mundial. Por qué y cómo las mujeres se mueven a través de los espacios urbanos está influenciada en gran medida por su parte desproporcionada del cuidado de los niños y las responsabilidades domésticas y las preocupaciones reales y percibidas sobre la seguridad personal.

Muchas ciudades en todo el mundo están reconociendo la importancia de las políticas de transporte informadas por el género para satisfacer de manera más equitativa las necesidades de las mujeres, junto con acciones para aumentar el número de mujeres que trabajan en el transporte.

El transporte es una parte  esencial de la  vida diaria, sin embargo,  para  la mitad de la población,  rara vez es tan simple como ir  de  A a B.   El transporte es una de  las  mayores barreras para  la  participación de las mujeres en la fuerza laboral mundial, debido en gran parte a la infraestructura y la planificación que  no cumplen con los viajes únicos. Por esto, existe una tendencia creciente de ciudades que trabajan para abordar esta brecha a través de cambios en las políticas, la planificación, la infraestructura y la representación de las mujeres en la fuerza laboral del transporte.

Los impactos negativos de las barreras de movilidad para las mujeres son evidentes y significativos.  Según un estudio reciente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la tasa global de participación de las mujeres en la fuerza laboral es de poco menos del 47%, en comparación con el 72% de los hombres y el 70% de las mujeres que muestran una preferencia por el trabajo remunerado. Esta brecha significativa entre la participación real de las mujeres en la fuerza laboral y su preferencia por el trabajo remunerado pone de relieve las importantes barreras al empleo que enfrentan las mujeres en todo el mundo. 

Si bien las expectativas sociales en torno a los roles de género, el equilibrio trabajo-familia y la falta de atención asequible son barreras importantes, la falta de transporte seguro y accesible es el   obstáculo más importante.  Según el World Economic Forum, Identificar barreras en el transporte crea una oportunidad para que las ciudades que desean crear sistemas económicos más equitativos realicen cambios en las políticas y la infraestructura que puedan tener un impacto significativo en la   economía para las mujeres. El primer paso hacia la transformación de la movilidad informada por el género es comprender las necesidades de movilidad únicas y variables en todos los géneros.  Las ciudades interesadas en profundizar  en este y  otros temas relacionados  con la  movilidad urbana equitativa, inclusiva y sostenible pueden involucrarse con la Movilidad  Urbana de  la Coalición Global de Nueva Movilidad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación