Las directrices de conducta en TikTok llamadas normas de la comunidad, abogan de una forma explícita y amplia conductas que aseguran un espacio libre de violencia.  De hecho es una de las redes sociales actuales con una normativa más precisa en este ámbito.

Entre ellas, la primera norma destacada es la seguridad de las y los menores, donde se subraya desde la primera línea su profundo compromiso con su seguridad. De hecho tanto imágenes de abusos sexuales reales como creaciones digitales ficticias vulneran esta directriz tal y como se recoge:

“No permitimos actividades que perpetúen el abuso, el daño, el peligro o la explotación de menores en TikTok. Cualquier contenido, incluyendo animaciones o medios creados o manipulados digitalmente, que muestre abusos o situaciones de explotación o que supongan un peligro para los menores constituye una vulneración de nuestras normas y será eliminado en cuanto sea detectado.”

Además, dichos delitos serán informados a las autoridades pertinentes para que puedan actuar y detener a las personas responsables.  Las normas incluyen también posicionamiento anti bullying, contenido violento, acoso,  entre otras normas que aseguran un espacio con toleran 0 a cualquier tipo de violencia.

Hoy día, es fundamental la colaboración proactiva de las empresas que lideran las comunidades más numerosas de personas usuarias en el mundo, puesto su colaboración en construir espacios libres de violencia genera un impacto socializador,  rompe con la normalización de la violencia,  y dota de atractivo a las empresas que así se comprometen, en detrimento de las que no.   

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación