Tras nueve años del secuestro por la organización terrorista Boko Haram, 108 estudiantes siguen desaparecidas de las 275 que fueron raptadas de la escuela de secundaria en Chibok (Nigeria) en 2014. Ahora una exposición en Lagos las homenajea con el fin de recordar todo lo sucedido, y así no caigan en el olvido las chicas jóvenes estudiantes, consideradas el futuro del país, y también de nuestro mundo.

El hecho desencadenó importantes movilizaciones en todo el mundo creándose la campaña #BringBackOurGirls en las redes sociales, que consiguió la implicación de numerosas personas a nivel global. Desde entonces, 160 de las niñas han sido liberadas, pero aún hoy 108 estudiantes siguen desaparecidas. 

Como informa EuroNews, la exposición “Las estatuas también respiran” busca ser un permanente recuerdo de que esto ocurrió, para no olvidar que Nigeria tubo un periodo en su historia en que las mujeres y chicas, eran retenidas. Algunas han sido recuperadas, pero otras siguen desplazadas en cautividad. La exposición está compuesta por esculturas a semejanza de sus retratos esculpidos en arcilla, inspiradas en las antiguas cabezas de terracota nigerianas de Ife. En la exposición se han implicado personas diversas, como las familias de las estudiantes desaparecidas, estudiantes universitarios de la Universidad Obfemi Awolono en Nigeria y la artista Prune Nourry.

La exposición busca ir más allá de las paredes del espacio en que se ubica, así como tiene previsto moverse tanto por Nigeria, África, y también por todo el mundo. Su objetivo es amplificar y mostrar al resto del mundo la importancia de defender el derecho a la educación de las niñas y mostrar a las personas que necesitamos de la colaboración, ya que  juntas podemos llegar más lejos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación