Como ya hemos visto en reiteradas ocasiones desde las comisiones de igualdad de las universidades, hasta las defensoras de igualdad de colegios profesionales, pasando por el reciente equipo de violencia de género de la Guardia Civil en Cuenca, en todos ellos han y hay personas que en nombre de una supuesta igualdad actuan en deteimiento de las mujeres, especialmente de las victimas.

Des de Simone de Beauvoir, entre otras, la historia ha evidenciado que el decirse feminista o en pro de la igualdad, no convierte a nadie en más o menos consecuente. Hemos de ver a parte de lo que se dice, lo que se hace, en el arte, la ciencia, la vida y la sociedad, no podemos separar la obra del autor si queremos avanzar como sociedad.

El reciente asesinato por parte de una Guardia Civil de sus hijas menores, siendo ella miembro del equipo de violencia de género pone en el entredicho la relevancia de aunar las evidencias científicas, el compromiso y el posicionamiento de lo contrario, no hay avance sino retroceso.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación