Girls Who Code, la organización internacional sin ánimo de lucro que busca contribuir a superar la brecha de género en la tecnología, lanza un nuevo programa que busca ser una iniciativa en formato de videojuego para ordenador y móvil que permita a las chicas crear sus propios avatares mediante el código de programación. El objetivo es acabar con el desequilibrio que existe, en que solo un 20% de los avatares son mujeres, a partir de una experiencia digital que cambie el futuro de las mujeres en los videojuegos. 

Se trata de “Girls Who Code Girls”, una campaña que busca promover un cambio cultural, que invita a que las personas usuarias a codificar los personajes que les gustaría ver en sus juegos. Según apuntan las promotoras de la iniciativa, en la actualidad el 77% de los desarrolladores son hombres y sólo el 20% de los personajes son mujeres. De esta forma, se pretende romper con este desajuste, e inspirar a usuarias de todos los orígenes a imaginar una experiencia de juego que refleje mejor su personalidad y la de sus comunidades, al mismo tiempo que se enseñe los fundamentos de la programación informática. 

Según anuncian las creadoras del proyecto , se busca que la experiencia ofrezca infinitas combinaciones codificables que van desde la textura del pelo hasta la especificidad de la piel, con el fin de dar la posibilidad de codificar sus avatares con atributos únicos e infrarrepresentados. Los resultados de esta experiencia se recopilarán para, más tarde, compartirlos y así influir en el futuro de los personajes femeninos en el juego. Es así como persiguen crear una biblioteca de personajes que también será distribuida por empresas de videojuegos para que la utilicen en el desarrollo de sus juegos. 

Con esta campaña, Girls Who Code aprovecha para recordar sus dos objetivos, ofrecer a las chicas un punto de entrada divertido a la codificación. Y sensibilizar sobre la importancia de la presencia de las mujeres en el campo de la programación. Desde su nacimiento en 2012, Girls Who Code ha llegado a más de 500.000 estudiantes a través de programas presenciales y virtuales, de las cuales 115.000 se encuentran realizando estudios universitarios o profesionales.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación