Antes de empezar este artículo queremos dejar claro que desde esta sección defendemos rotundamente la libertad sexual y el placer del sexo. Cualquier tipo de relación sexual, de la duración y orientación que sea; con una o más personas, si es con consentimiento, forma parte de esta libertad y disfrute del sexo. Sin embargo, queremos aportar algunos argumentos para profundizar sobre la socialización en la hipersexualización que se vincula frecuentemente con el modelo de masculinidad tradicional dominante.

Históricamente los hombres, tanto heterosexuales como homosexuales, se han socializado en el desarrollo de unas relaciones sexuales vinculadas a la instrumentalización del sexo. Ello significa utilizar el sexo como mecanismo de reproducción del capitalismo: convertir a las personas en meros objetos de consumo. Esto ha significado construir un sexo forjado en la carencia de cualquier tipo de belleza y de la definición del machismo más rancio y anticuado. 

En esta línea, bajo la bandera de libertad sexual, se ha argumentado que la utilización instrumental de las personas para tener sexo es sinónimo de liberación y sexo alternativo. De hecho, es todo lo contrario, la hipersexualización es la encarnación del sexo más reaccionario que se aleja de los valores de la modernidad, como la igualdad y la solidaridad. Porque, ¿Resulta alternativo utilizar sexualmente a una persona y posteriormente menospreciarla? ¿Es alternativo hablar de distintas prácticas para alardear de ser muy activo sexualmente? ¿Es alternativo, en definitiva, convertir el sexo en un mero producto de consumo?

La respuesta a todas estas preguntas es clara: No. No hay nada alternativo a todo ello porque es fruto del machismo más conservador que desea eliminar aquellos valores de la modernidad que antes hemos mencionado. Las Nuevas Masculinidades Alternativas apuestan por otro tipo de sexualidad, más cercana a la modernidad, y vinculada a la libertad y la belleza como máxima expresión de los valores por los que han luchado muchas personas a lo largo de la historia. De modo que queremos con este artículo abrir un debate que creemos necesario ante la confusión existente sobre libertad sexual, la cual viene siendo conquistada por la masculinidad tradicional dominante y el poder del mercado capitalista.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación