pixabay

Según las Naciones Unidas, las últimas acciones de las autoridades talibanes de facto contra mujeres y niñas deben ser investigadas como persecución de género. En una declaración rechazando las violaciones de los talibanes, los Relatores Especiales argumentaron que la persecución de género es un crimen de lesa humanidad, que puede ser procesado bajo el derecho internacional.

Si bien las niñas siguen excluidas de la educación secundaria, a las mujeres también se les ha impedido ingresar a parques, gimnasios y otros lugares públicos, y en al menos una región, recientemente se les ha impedido ingresar a su universidad. Al mismo tiempo, los oficiales talibanes han estado golpeando brutalmente a hombres que acompañaban a mujeres vestidas con ropa colorida o sin cubrirse la cara.

Además, están eliminando la agencia de las mujeres y las niñas al castigar a los familiares varones por los supuestos delitos de las mujeres, instrumentalizando un género contra el otro al alentar a los hombres a controlar el comportamiento, la vestimenta y el movimiento de las mujeres y las niñas en sus círculos.

Las defensoras de los derechos humanos que protestan pacíficamente contra las crecientes restricciones impuestas a las mujeres han sido cada vez más atacadas, golpeadas y arrestadas durante meses. Pero la situación más grave que empieza a recogerse son las sistemáticas violaciones a mujeres y niñas por parte de los talibanes.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, hace un llamado para examinar e informar sobre un tema específico de derechos humanos o la situación de un país. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación