Banco de Canadá. Wikipedia

El Gobernador del Banco de Canadá, Tiff Macklem admitió la semana pasada en una conferencia sobre Diversidad, Equidad e Inclusión en Economía, Finanzas y Banca Central que la institución ha recibido hasta 6 denuncias por acoso sexual en el plazo de 2 años. Según recoge el medio Global News en su noticia, T. Macklem no dio información sobre la identidad u otros detalles de los diferentes casos denunciados amparándose en que la entidad tiene una férrea política de confidencialidad. 

No obstante, manifestó tener claro que el acoso sexual ocurre en diversidad de contextos y el Banco canadiense no va a ser una excepción asegurando que silenciarlo va en contra de todo lo que representa la institución. Añadió además que son conscientes de que el movimiento #MeToo les ha alcanzado también y, en coherencia con éste, se ha alentado al personal laboral desde los puestos de responsabilidad para que recurran a los mecanismos que la institución pone a su disposición y que denuncien a instancias si están siendo víctimas de alguna situación indeseada.

Según declaraciones del economista, si no hacemos frente al acoso sexual, salimos perdiendo todo el mundo ya que las mujeres en el campo de la economía dedican sus vidas y realizan aportaciones en materia de investigación, políticas, etc que son insustituibles y de gran valor y el hecho de que se tengan que enfrentar con el acoso sexual en sus carreras genera una gran desigualdad. 

La noticia de Global.news viene tras visibilizarse también la misma problemática en el ejército canadiense. Cada vez son más los espacios y contextos en los que las víctimas se atreven a romper el silencio sobre el acoso sexual y las empresas e instituciones públicas que en respuesta comienzan a adoptar posturas que se alejan de la negación y el ocultamiento de esta problemática, el “aquí no pasa” para posicionarse del lado de las víctimas y acercarse a la tolerancia 0 de la violencia.