Twitter // @UN_Women

Como cada año al aproximarse la fecha del 25 de Noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género, ONU Mujeres arranca su ya conocida campaña mundial 16 Días de Activismo por la Erradicación de la Violencia de Género

Este año la iniciativa ha querido conmemorar el movimiento #MeToo, que eclosionaba hace 5 años y que desde entonces no ha parado de crecer y extenderse a lo largo y ancho del mundo y en diversidad de contextos, un ejemplo de ésto aquí en España es #MeToo Universidad así como el reconocimiento y tipificación en la legislación de diversas regiones en España y países como Brasil, de la Violencia Aisladora de Género. 

El feminismo y la lucha contra la violencia de género viven un auge. Según ONU Mujeres en estos últimos 5 años y a pesar de que la crisis sanitaria por la COVID-19, los conflictos armados o los sectarismos ideológicos hayan golpeado duramente el estado de la violencia contra las mujeres y la infancia, se ha ido generando una conciencia social, en parte, gracias al activismo de base.

Ese posicionamiento y compromiso de un número cada vez mayor de personas que rompen el silencio y se suman como en #MeToo (Yo también) ha inspirado el lema de la campaña que ONU Mujeres lidera desde el año 2008 desde el 25 (Día Internacional Contra la Violencia de Género) al 10 de diciembre, (Día Internacional de los Derechos Humanos), ÚNETE!

Así estos 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género, tendrán por objetivo principal impulsar y animar a todas las personas a sumarse a ese activismo, solidarizarse en pro de la prevención de la violencia contra las mujeres y posicionarse en contra de ella.

Todas las personas podemos practicar de un modo u otro ese activismo contra la violencia de género, sin necesariamente tener que pertenecer a una organización feminista. Las investigaciones son claras al respecto, ser upstander, solidaridad con las víctimas, proteger a quien protege, no someterse al discurso coercitivo son algunas de las claves de transformación  para caminar hacia su erradicación. En la medida que las conozcamos y asumamos como individuos y sociedad en todas sus dimensiones y contextos, nos acercaremos más y más al sueño.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación