El FC Sisterhood concilia el interés en practicar deporte entre muchas mujeres musulmanas británicas y la adhesión a su fe. A pesar del calor de la tarde, todas las jugadoras del Sisterhood están vestidas de pies a cabeza con los colores negros del club. Algunas usan pantalones de entrenamiento, casi todas tienen pañuelos en la cabeza con hijab y una lleva una túnica.

Fundada en 2018, Sisterhood ha duplicado su tamaño a casi 100 jugadores, lo que permite a sus miembros disfrutar jugando al fútbol sin que nadie cuestione su código de vestimenta musulmán o pregunte por qué se abstienen de socializar en un pub después de sus juegos.

Se trata de un club de fútbol para que las mujeres musulmanas se sientan libres y relajadas y puedan jugar con su atuendo. Muchas de ellas, en convertirse al islam sintieron que nunca volverían a jugar al fútbol porque parecía incompatible con la vestimenta tradicional de la religión. Pero cuando se enteran de la existencia del Sisterhood, rápidamente se unen.

El club también ofrece una oportunidad a las mujeres musulmanas para disfrutar de un descanso de los roles tradicionales que muchos dicen que se esperan de ellas. Según Aljazeera, Yasmin Abdullahi, fundadora somalí-británica de Sisterhood, recordó la sorpresa de muchas compañeras estudiantes musulmanas cuando les dijo que estaba jugando al fútbol para el Goldsmiths College de la Universidad de Londres mientras estudiaba. Así que creó el club de fútbol como una forma de conciliar el interés en practicar deporte entre muchas mujeres musulmanas y su adhesión a su fe.

Para subrayar el punto, la insignia del club de Sisterhood presenta la imagen de un hijab, que fue prohibido por el organismo rector del fútbol mundial, la FIFA, por motivos de seguridad en 2007. La prohibición solo se relajó en 2012, con el hijab totalmente permitido en 2014.

Las jugadoras del Sisterhood están entusiasmadas de poder compaginar con libertad sus creencias religiosas y su afición por el deporte con solidaridad y amistad entre ellas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación