Con la finalidad de contribuir a la mejora de las relaciones personales, afectivas y sexuales, Jesús Gómez, junto con el grupo de investigación CREA, analizó este tema tan importante en la vida de las personas desde una perspectiva social y transformadora. Publicó El amor en la sociedad del riesgo (2004), un libro, basado en investigaciones de alto rigor ético y científico, y con un profundo sentido humano, que ha sido capaz de impulsar un gran número de transformaciones, tanto en la investigación científica sobre la violencia de género y las relaciones afectivo-sexuales como en las actuaciones que se llevan a cabo para prevenir la violencia en los entornos educativos. 

La investigación sobre el amor necesitaba que se incorporaran las evidencias vinculadas a los elementos que conforman la socialización que tenemos todas las personas a partir de nuestros vínculos familiares, en redes sociales, en las películas, la música y las series, así como en las amistades o en las relaciones en la escuela, en clubs deportivos, en el trabajo, en el gimnasio o en la calle. Esta ha sido una de las grandes contribuciones de Jesús Gómez a la humanidad, investigar y hacer visible cómo la socialización contribuye a crear un atractivo en las relaciones amorosas, que puede estar vinculado a las personas que ejercen dominación y violencia o bien a personas que tienen valores éticos de libertad e igualdad, tal y como se fundamenta en la investigación. Por ello, elegir las relaciones que se tienen es un elemento clave para poder trazar el tipo de vida que se desea tener.

En la web de la Fundación Jesús Gómez está enlazado el vídeo de la presentación del libro que este autor realizó en Olot el 13 de marzo de 2004 para difundir las evidencias más destacadas de su investigación. Su relato, en este video, es de gran impacto y reúne aspectos y elementos muy coherentes con su investigación: una gran cercanía, pues su manera de plantear los resultados y los argumentos que sustentan sus estudios se basaron en el diálogo igualitario; un enorme rigor científico, ya que analizó todos los planteamientos realizados sobre el amor por autores de muy diversas disciplinas, y sobre los cuáles planteó un gran número de aspectos críticos que aún no se habían resuelto ni planteado; una inmensa preocupación, esfuerzo e impulso por la mejora de las relaciones de todas las personas; y una gran ilusión y esperanza en las posibilidades de cambio, cuando las acciones y decisiones se basan en el diálogo y en lo que la ciencia ha demostrado que mejores resultados genera.

Los ejemplos que compartió durante aquella charla permiten reflexionar, a aquellas personas que escuchan sus ideas y planteamientos, desde una perspectiva crítica transformadora. Es por ello que este video se ha usado en innumerables ocasiones para debatir sus argumentos, ejemplos y evidencias.

Muchas preguntas y respuestas surgen a partir del visionado de este video. ¿Cómo podemos acabar con la violencia? ¿quién atrae y por qué?¿por qué los hombres buenos no pueden ser atractivos? La clave se encuentra, según el autor, en dialogar, para fomentar la libertad de elección mediante argumentos válidos,  sobre quién nos atrae y porque, y poder, de este modo, contribuir a una socialización que una el atractivo a  los valores éticos y la bondad, el amor y la pasión, la locura y la ternura, el deseo y la ética.

Desde entonces nuevas evidencias, reflexiones e ideas científicas han surgido en la investigación, que tienen su análisis como raíz: el discurso coercitivo, el espejismo del ascenso, la socialización preventiva de la violencia de género, las nuevas masculinidades alternativas. Elementos que no estaban definidos en su discurso, pero que ya aparecían como embriones en sus palabras, y que nuevos equipos de investigación han impulsado con el mismo rigor ético y científico.

Al escuchar y compartir de nuevo los argumentos de Jesús Gómez en este video, después de 18 años, se nos hacen conscientes los caminos de posibilidades que se han trazado desde entonces, y al mismo tiempo, también brotan nuevos caminos que quedan por recorrer para acercarnos al sueño que unió utopia y ciencia, teoría y práctica, amor y pasión, en este brillante discurso que Pato nos regaló a todas y a todos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación