Cada vez son más numerosas las iniciativas municipales para favorecer el transporte público y la actividad física de la población. La dependencia de los coches se asocia a la inactividad física y esta, a su vez, con un 6%-10% de enfermedades no transmisibles. 

La revista ‘Journal of Transport & Health’ acaba de publicar los resultados de una revisión sistemática en la que se analizan qué tipo de políticas en el ámbito del transporte contribuyen a aumentar los niveles de actividad física de toda la población. 

Los resultados de los estudios revisados muestran que proporcionar infraestructuras cómodas, seguras y conectadas para caminar o montar en bicicleta promueven desplazamientos activos entre la población. Es decir, la actividad física de la población aumenta si las personas cuentan con infraestructuras seguras para circular en bici o caminar. 

Asimismo, fomentar programas educativos también influye en aumentar desplazamientos activos. Igualmente, apoyar el transporte público, aumentando las paradas y la proximidad del transporte anima a que las personas escojan desplazarse por ese medio en lugar de decantarse por el uso de vehículos particulares, lo que influye directamente en sus niveles de actividad física diarios. 

Contar con infraestructuras, parques, espacios verdes, lugares de recreo y diseños urbanos amigables y seguros también supone un factor importante que anima al uso de los espacios y transportes públicos, y al aumento de la actividad física. 

El equipo de investigación espera contribuir a orientar a responsables políticos y profesionales para el desarrollo de políticas de transporte eficaces para aumentar la actividad física de la población.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación