Pintura de Charles Landelle

Oraib, llamada también Uraib o Arib, cantora e instrumentista de laúd árabe, nació en Bagdad en el 797.

Después de la ejecución de su padre y la muerte de su madre, Oraib fue vendida como esclava y terminó en casa de Abdallah Ib Ismail al-Marakibi.

Su amo hizo educar a Oraib como cantora, recibió lecciones de caligrafía, poesía, educación vocal y laúd.

Sin embargo, descubrió el deseo de aprender cosas nuevas y la ambición de la joven, y después de varias desafortunadas peripecias, Oraib pudo casarse con Mohammed, con quien había huido.

Más tarde obtuvo la libertad, y se convirtió en una mujer independiente.

 

Se dio a conocer como compositora de melodías para poemas escritos por ella misma y por varios nobles de la corte.

Llegó a ser una personalidad famosa, había acumulado grandes riquezas y abierto su propia escuela para cantoras.

En aquella época había una gran rivalidad entre la escuela tradicional de música vocal árabe y la más romántica creada por la cantora Shariyya.

Las dos escuelas intervinieron en los conciertos celebrados por Oraib y Shariyya, en los que las composiciones de ambas eran interpretadas por sus esclavas.

La mitad del público aplaudía o dirigía insultos a la música de Oraib, y lo mismo ocurría cuando la que se escuchaba era la música de Shariyya, igual que lo que ocurrió siglos después en las ejecuciones de obras barrocas, cuando el público se dividió en facciones a favor o en contra de los grandes virtuosos del momento.

Oraib trabajó hasta los setenta años, y hay referencias a conciertos suyos en la corte de Al-Mutass en los que el público quedaba impresionado de su voz y su arte.

Se le atribuyen veintiún melodías. A su muerte el califa hizo que el músico y teórico de la música Yahyaib Alí recopilara todas sus melodías.

Oraib sigue siendo considerada una de las más grandes virtuosas y artistas de la época abasida.

Sobrevivió a diez califas y, al parecer, sus melodías y romanzas siguieron presentes en el repertorio árabe hasta cien años después de su muerte.

Secciones: portada