Hay personas ocupando cargos que atacaron a las víctimas cuando estábamos aisladas y que ahora, ante el auge del MeToo, apoyan las transformaciones que exigimos. ¿Cómo actuar en esos casos? No hay duda cuando la rectificación es sincera y, por tanto, hay un reconocimiento de lo que hicieron y una petición pública de perdón y una acción consecuente contra la violencia de género y la violencia de género aisladora.

Más difícil es decidir cuando el cambio es interesado, debido al auge del MeToo y a la presión internacional, y por tanto no hay ni siquiera petición pública de perdón y se quiere deformar el pasado. Sin embargo, algunas lo que queremos es que se realicen las transformaciones que logren que ninguna universitaria pase por lo que hemos sufrido nosotras. Nunca vamos a olvidar ese pasado ni dejar que se deforme.   Colaboraremos con quienes se comprometan en la realización de esas transformaciones, hayan o no pedido perdón.

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación