Hoy es el Día Internacional de la Alimentación, la FAO este año ha incluido el lema de “No dejar nadie atrás” dado los datos actuales que requieren una acción global para corregir la situación.

Según la FAO, unos 3100 millones de personas casi el 40% de la población mundial no puede acceder a una dieta saludable, , aunque hay 828 millones de personas que padecen hambre, 1 de cada 8 de personas adultas padece obesidad, un problema en alza en todas las regiones del mundo. Las mujeres tienen un 15% más de probabilidades que los hombres de sufrir inseguridad alimentaria moderada o grave.  Los Pueblos Indígenas si bien son los guardianes de casi el 80% de la biodiversidad terrestre mundial sufren más tasas altas de pobreza y malnutrición. Y en el caso de los niños unos 160 millones son víctimas de trabajo infantil siendo el sector agrícola el 70% del trabajo infantil en todo el mundo.

Estos datos reflejan la necesidad de aplicar políticas basadas en evidencias científicas que realmente obtengan resultados garantizadores de corregir esta desigualdad.  No poder acceder a una dieta saludable es un factor de riesgo clave para la salud, cuando los recursos disponibles serían suficientes para todas las personas. Así como, el aumento de los precios de los alimentos básicos, verduras, frutas, etc, está generando también una división en las propias poblaciones de quienes pueden acceder a una dieta saludable y quien no, es por ello que se está marcando en la agenda global mundial corregir esta tendencia que en lugar de mejorar la brecha en este momento aumenta.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación