Unsplash

A pesar de que la endometriosis afecta aproximadamente a 1 de cada 10 adolescentes y mujeres en edad reproductiva, no existe una herramienta de diagnóstico no quirúrgica, lo cual ocasiona que se pueda tardar entre siete y diez años en obtener una diagnóstico, dificultando una intervención temprana adecuada. Un nuevo estudio ha presentado una novedosa herramienta de cribado que permitiría identificar la endometriosis en pacientes con síntomas crónicos sugestivos de este trastorno. Esto significa un gran avance, ya que permitiría que las mujeres que sufren este trastorno reciban la ayuda que necesitan. 

Según informa Upi, el estudio se ha publicado en la revista MBC Medicine el cual ha consistido en el análisis de las diferencias de la composición genética y celular de la sangre menstrual de mujeres sanas  y de mujeres con endometriosis, para encontrar biomarcadores comunes que puedan conducir a nuevos enfoques de diagnóstico y tratamientos potenciales. De esta manera, se ha descubierto que las características del tejido endometrial que se desprende de la sangre menstrual son distintas en pacientes con endometriosis que en mujeres sanas. 

El equipo investigador apunta que en el estudio han participado más de 2000 mujeres, quienes están contribuyendo a producir nuevos conocimientos que mejorarán la vida de muchas mujeres. En estos momentos, los hallazgos conseguidos son prometedores, ya que consiguen cambiar la comprensión de la endometriosis y centrarse mejor en el diagnóstico y la atención que necesitan las mujeres que la padecen. Además, se espera que el análisis exhaustivo del tejido endometrial conduzca a nuevos enfoques diagnósticos y terapéuticos de la endometriosis y otros trastornos reproductivos asociados, como la infertilidad femenina. 

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación