El parkinson, la enfermedad neurológica que crece más rápido, afecta a millones de personas en el mundo. A pesar de la magnitud y escala en la que afecta la enfermedad, los y las profesionales de la medicina tienen a menudo dificultades para monitorizar a los y las pacientes. Ahora, un aparato sin cables creado por investigadores e investigadoras del MIT entre otros centros permite monitorizar la progresión de la enfermedad desde las propias casas de los y las pacientes.

Uno de los problemas a los que este nuevo aparato responde es que más del 40% de personas con parkinson no reciben tratamientos por especialistas en la enfermedad. Gracias a este aparato, se pueden monitorizar los movimientos de los y las pacientes y así evaluar la severidad y progresión de la enfermedad, así como la respuesta de los y las pacientes ante los medicamentos para tratarla.

Entre los y las investigadoras que han creado el aparato, que lo han usado en un estudio con 50 pacientes, se encuentra Dina Katabi, profrsora del departamento de ingeniería eléctrica y ciencias computacionales del MIT. Tal y como explican los y las investigadoras, tener acceso a toda la cantidad de datos que permite este aparato hace que los y las especialistas puedan ajustar la medicación de los y las pacientes.

Secciones: subportada