En el mes de septiembre no sólo arranca el curso escolar, también lo hacen los espacios públicos o privados a los que miles de niños, niñas y jóvenes acuden después de las clases para practicar un deporte, independientemente de si se trata con un objetivo más competitivo o a nivel amateur. Aunque sabemos por las investigaciones que el deporte puede contribuir y ayudar a quienes lo practican a romper con el círculo de la violencia en entornos de exclusión social, estos espacios ya sea en contextos de estas características o de otra índole, no están exentos, si no se hace nada por evitarlo, de los abusos. 

Safe Sport International, la organización benéfica que está liderando la protección y salvaguarda de atletas de todas las edades frente a cualquier tipo de violencia, anunció el pasado 12 de septiembre que volvía a lanzar la iniciativa i-Protect, un programa cuyo objetivo es promover que estos espacios deportivos  sean contextos seguros y libres de toda clase de abuso. 

i-Protect comenzó siendo un proyecto europeo Erasmus Plus cofinanciado por el marco común que desarrollaron personas expertas de cinco países diferentes basándose en las aportaciones de las investigaciones al respecto y en diálogo con deportistas supervivientes de abusos. 

La iniciativa proporciona formación gratuita a la diversidad de personas adultas involucradas en el mundo del deporte infantil y juvenil ya sea como figura individual, club o a nivel de organización deportiva. 

Actualmente el programa, ha actualizado y aumentado en gran medida la cantidad de información basada en evidencias científicas, que se proporciona en esa formación sobre cómo construir entornos que protegen y hacen frente a cualquier tipo de violencia o abuso en los entornos deportivos. Este contenido ha sido igualmente diseñado tanto para figuras de responsabilidad como puedan ser coordinadores de deporte, profesionales de recursos humanos como también para familiares o cualquier otra persona voluntaria en las organizaciones y clubes deportivos donde miles de niños, niñas y jóvenes asisten a diario para entrenar. 

La versión renovada se ofrece en ocho cursos, de 90 minutos de duración cada uno de ellos en los que se abordan aspectos sobre cómo prevenir, reconocer y responder de la forma más efectiva a cualquier problema relacionado con el abuso ya sea en un equipo, club u organización deportiva desde el rol que se ocupe, bien como persona entrenadora, familiar o gerente interesadas en que niños, niñas y jóvenes puedan desarrollarse en el deporte al máximo y disfrutar de las mejores experiencias.  

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación