Durante toda esta semana el The United Ukrainian Ballet, formado por unas sesenta bailarinas, mayoritariamente mujeres, en el exilio, pone en escena una de las mayores obras del repertorio clásico, Giselle. La representación es en uno de los mayores teatros de Londres, el emblemático Coliseo, con el fin de recaudar fondos humanitarios como apoyo en medio de la guerra en Ucrania. 

Según informa Euronews, se trata de un acontecimiento especial, ya que el mismo ballet está formado por personas refugiadas obligadas a huir de sus hogares debido al conflicto con Rusia, que ya ha cumplido siete meses. Una oportunidad única para ver a una poderosa y conmovedora interpretación de uno de los mayores ballets románticos de todos los tiempos, con una compañía de artistas de gran renombre internacional unidos por la tragedia de la guerra y una ardiente esperanza puesta en el futuro. Un homenaje a las terribles pérdidas y a la valentía de encontrar razones para sobrevivir. 

De la mano de uno de los mejores coreógrafos  de su generación, Alexei Ratmansky, de nacionalidad ucraniana, dona su tiempo para unirse a la Compañía. Los decorados y el vestuario ha sido generosamente donados por el Birmingham Royal Ballet. Todos los beneficios de la venta de entradas se destinarán al llamamiento humanitario a Ucrania DEC (Disasters Emergency Committe) y a la Fundación United Ukrainian Ballet, creada en los Países Bajos para proteger, apoyar y difundir la cultura ucraniana.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación