En el marco de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU, el Instituto Georgetown para la Mujer, la Paz y la Seguridad (GIWPS) y la Fundación Rockefeller publicaron recomendaciones clave de líderes políticas, sin ánimo de lucro y empresariales para avanzar en la equidad de género.

Las líderes, entre las que se encuentran actuales y antiguas jefas de Estado, advierten que los derechos de las mujeres y las niñas de todo el mundo están amenazados; lo que requiere que se mantenga la línea y se siga avanzando en la igualdad de género con cohesión y determinación.

En un llamamiento a la acción urgente en materia de igualdad de género, apuntan que el progreso de las mujeres no es un juego de suma cero. Es un precursor fundamental de la productividad económica, la paz y la prosperidad. En esta línea, las mujeres líderes ofrecen orientación para acelerar el progreso basándose en la Cumbre Mundial de Mujeres Líderes de 2022 celebrada en el Centro Bellagio de la Fundación Rockefeller en Italia. La Cumbre Mundial de Mujeres Líderes 2022 fue presidida por la Secretaria Hillary Clinton y organizada por el Instituto Georgetown para la Mujer, la Paz y la Seguridad y la Fundación Rockefeller.

Entre las principales recomendaciones para apoyar el liderazgo de las mujeres en medio del rechazo democrático y la necesidad de una acción climática inclusiva y la agenda de desarrollo se incluyen: fomentar las condiciones para que las mujeres líderes políticas tengan éxito, incluyendo el establecimiento de redes de apoyo para las mujeres líderes políticas y jefas de Estado con el fin de equiparlas con estrategias para sortear la resistencia. Las mujeres líderes deben utilizar sus plataformas para elevar los éxitos de otras mujeres líderes y denunciar los ataques. Catalizar la acción del sector privado para una financiación climática inclusiva. Los gobiernos, las empresas, las fundaciones y la sociedad civil deben establecer un régimen de financiación climática que aumente el acceso al capital para las organizaciones de mujeres que trabajan en la adaptación y la resiliencia climática (incluidos los modelos sostenibles en la agricultura energética, los campos solares, las estufas limpias y las minirredes). Las compensaciones de carbono de las empresas pueden dirigirse a organizaciones dirigidas por mujeres y a líderes climáticas locales, y apoyar a los países en desarrollo en su transición hacia la energía limpia. Promover el liderazgo de las mujeres en todos los niveles de la acción climática. Los gobiernos deben garantizar la paridad de género en todos los niveles de la toma de decisiones sobre el cambio climático, incluidas las delegaciones de la COP y las negociaciones de alto nivel. Y sistematizar las respuestas a los conflictos y las crisis con perspectiva de género. Los gobiernos y las organizaciones internacionales deben centrar a las mujeres en el diseño y la ejecución de la ayuda humanitaria y los esfuerzos de recuperación. Las mujeres son esenciales para la prestación de una ayuda eficaz y deben ser tanto líderes como beneficiarias de la respuesta a las crisis.

Este trabajo se apoya como parte de la Plataforma de Líderes Conectados (CLP) de la Fundación Rockefeller, que apoya soluciones innovadoras y la acción colectiva. La CLP atrae a los líderes, facilita las conexiones y apoya la integración de los recursos, las habilidades y las perspectivas de la red para impulsar un cambio importante.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación