La Fiscalía del Estado ha ido alertando en su memoria anual sobre el incremento de delitos sexuales perpetrados por parte de menores. En un primer momento, según la fiscalía podría deberse por el punto de inflexión a reforma del CP por LO 1/2015, que elevó de trece a dieciséis años la edad para prestar consentimiento en las relaciones sexuales. Inicialmente y al afectar más las subidas a los abusos que a las agresiones sexuales, se pensó que tal reforma legislativa era la causa fundamental de ese aumento. Pero ese motivo ya no es explicación suficiente y menos teniendo en cuenta las cifras del año 2021 que superan con creces las de años anteriores, tras el descenso coyuntural de 2020.

El aumento de la violencia se debe tal y como marcan las evidencias científicas al tipo de socialización donde se vincula la atracción a la violencia, y que sólo puede contrarrestarse con actuaciones educativas de éxito que promuevan la socialización de la atracción a modelos no violentos, tal y como se está llevando a cabo en los clubs de valientes violencia 0 o los centros educativos que aplican el modelo dialógico de prevención y resolución de conflictos.

Los datos ofrecidos por la Fiscalía son los siguientes, en 2021 se incoaron 2.625 procedimientos por delitos contra la libertad sexual, frente a los 1.661 de 2020; los 1.934 de 2019; los 1.833 de 2018; los 1.386 de 2017; y los 1.271 de 2016.

Elaboración propia a partir de los datos de Fiscalía

Otro dato que subraya la fiscalía es el aumento de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados en las menores. 

Cabe decir, que los datos recopilados son los que han llegado a la justicia, por tanto el número de casos de agresiones y abusos sexuales real es mayor del representado, puesto como es sabido, no todos llegan al circuito judicial.

En pleno siglo XXI el reto de educar a las personas en relaciones afectivo sexuales libres de violencia sigue siendo uno de los desafíos más urgentes para poder erradicar la violencia y que ninguna persona menor sufra las consecuencias de la violencia sexual, ni ningún menor aprenda a ser agresor, solo con actuaciones que se basen en el lenguaje del deseo a modelos de atractivo no violentos es posible superarlo.

 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación