Recientemente la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó por consenso un nueva resolución que facilita el acceso a la justicia a las supervivientes de la violencia sexual. El texto insta a los países a tomar medidas efectivas, en el marco nacional e internacional, para ayudar a que las supervivientes de la violencia sexual y de género tengan acceso a la justicia, que va desde las asistencia inmediata hasta la reparación efectiva y significativa.

Según informa EuropaPress, la propuesta fue acogida con alegría y aplausos por parte de las personas asistentes, y se reconoce como un documento histórico, al ser la primera vez que la ONU aprueba una resolución independiente que reconoce la violación en tiempos de paz, y condena cualquier forma de violencia sexual y de género. Para Amanda Nguyen, fundadora y directora de la ONG Rise, lo que se persigue es no solo que la sociedad entienda que el estigma de la violación debe ser abolido, sino también promover que cada persona se pregunte: “¿Y qué has hecho tu al respecto?”. 

Una de las claves que persigue es conseguir que todos los países derrumben las barreras inaceptables con las que se encuentran las supervivientes de agresiones sexuales para acceder a la asistencia, la justicia y la reparación. Un necesidad imperante considerando los datos tanto de la Organización Mundial de la Salud, como de la Organización de Naciones Unidas según los cuales el 35% de las mujeres en todo el mundo son supervivientes de la violencia sexual. 

A diferencia de las resoluciones del Consejo de Seguridad, las de la Asamblea General no son jurídicamente vinculantes, pero tienen influencia y reflejan la opinión mundial. La resolución presenta acciones concretas que todos los países deben tomar y también reconoce la necesidad de combatir la violencia sexual relacionada con los conflictos. Un paso hacia delante que cabe acompañar de aquellas evidencias científicas de impacto social que están consiguiendo empoderar la voces de las víctimas, convirtiéndolas en supervivientes. Al mismo tiempo que se potencian entornos de solidaridad que no tiemblen ante los ataques que buscan silenciar voces. 

 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación