Angelica Kauffman, Literature and Painting, 1782, Kenwood House (Wikipedia)

En la Galería Nacional de Australia, sólo el 25% de la colección de arte australiana es obra de mujeres. Un dato mucho mejor que el estándar internacional, donde aproximadamente el 90% de todas las obras de arte expuestas en las principales colecciones son de hombres. Mientras que el cuadro más caro de una artista -Jimson Weed/White Flower No. 1, de Georgia O’Keeffe- ni siquiera figura entre los 100 cuadros más caros jamás vendidos.

Ha habido durante la historia y la actualidad, críticos de arte que han afirmado que las mujeres no venden sus obras de arte porque no saben hacerlas. Por esto, una investigación reciente ha querido comprobar cuál es la percepción social sobre las obras hechas por artistas hombres y cuál la de obras hechas por artistas mujeres. La investigación mostraba a personas estadunidenses pares de cuadros, pintados entre 1625 y 1979, uno al lado del otro. Cada uno de los pares es similar en estilo, motivo y época, pero una obra era de un artista masculino y la otra de una artista femenina.

Las y los participantes se dividieron en dos grupos. Un grupo vio los nombres de las y los artistas y el otro no con el fin de saber si entre las y los que vieron los nombres de los artistas había más gente que prefería el cuadro masculino. Si al ver los nombres -y, por tanto, al inferir el género del artista- hay más personas que prefieren los cuadros masculinos, entonces se observaría una discriminación. Sorprendentemente, en ambos grupos, el 54% prefirió el cuadro de una mujer. Cinco experimentos más ayudaron a evidenciar que cuando las y los participantes sabían el género del artista tendían a preferir la obra del artista masculino, mientras que, cuando no sabían su género la elección era a partes iguales influenciando únicamente la calidad artística de la obra. Lo que evidencia según The Conversation, que el gusto del arte cuando está libre de estigmas de género es totalmente igualitario, por lo que las galerías deberían exponer por igual obras de artistas mujeres, como las librerías y editoriales tener igual en cuenta las obras escritas por mujeres, así como la industria discográfica. 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación