La adolescencia es una etapa de la vida especialmente sensible para el desarrollo del autoconcepto, incluyendo las creencias sobre el peso y la imagen corporal. Habitualmente, se trata este tema haciendo hincapié en la influencia que tiene el grupo de iguales, pero es menos frecuente abordar cómo influyen las familias en la relación de los y las adolescentes con la comida.

La investigación Exploring associations between positive and negative valanced parental comments about adolescents’ bodies and eating and eating problems: a community study, publicada en la revista científica ‘Journal of Eating Disorders’, estudia la relación entre los comentarios percibidos por parte de los y las adolescentes tanto positivos como negativos que realizan sus familias y la angustia psicológica vinculada a los trastornos alimentarios. Para ello, se analizaron los datos reportados por 2204 adolescentes de 12 a 19 años a través de una encuesta en línea y los resultados revelan que los comentarios negativos de las familias se asocian con una peor salud mental de los y las adolescentes, tanto en relación con los trastornos alimentarios como con la angustia psicológica general.

Estos hallazgos resaltan la importancia de crear conciencia sobre los posibles impactos negativos dentro de los sistemas familiares que pueden tener los comentarios que se realizan sobre el peso, la imagen corporal y la alimentación en estos años clave de la vida. Asimismo, el estudio concluye que se necesita más investigación para comprender estas asociaciones y guiar a las familias en formas más saludables de comunicar temas especialmente delicados como este.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación