UNICEF

Unicef ha publicado un informe que es la culminación de un proyecto de desarrollo, difusión y entrega de recursos para familias y/o cuidadores con el fin de apoyar la continuidad del aprendizaje de las niñas y los niños con diversidad funcional que además viven en la marginalidad por su situación socioeconómica.

La justificación de este proyecto recoge la necesidad de apoyo de los padres, madres, familiares y cuidadores, ya que las niñas y niños que viven en situación de marginalidad por el hecho de proceder de ambientes muy pobres y/o familias con menor nivel educativo, se enfrentan a retos adicionales y tienen menos probabilidades de recibir diferentes formas de apoyo al aprendizaje en casa. Su objetivo principal es el de brindar apoyo a las personas encargadas del cuidado y la protección de las y los menores para que comprendan sus derechos, identifiquen sus necesidades y los retos a los que se enfrentan, y encuentren la forma de encontrar soluciones. Así pues, para facilitar este fin, se han enlazado algunos documentos de utilidad como el cuaderno de trabajo y un directorio de recursos adecuados para niños y niñas de 3 a 12 años con retrasos en el desarrollo, trastorno del espectro autista, discapacidades visuales y/o auditivas.

En el documento se insiste en el impacto negativo de la pandemia por la COVID-19 y cómo ésta ha perturbado los sistemas educativos en todo el mundo y ha agravado los problemas que afrontan los niños de familias marginadas. La pérdida de ingresos, así como la falta de recursos y la carencia de conectividad y dispositivos también han sido obstáculos. Sabiendo que esto ha sido una realidad, encontramos artículos científicos que evidencian cómo llevar a a cabo determinadas actuaciones ha ayudado a superar o mejorar esta situación.

Es por ello que a través de un enfoque inclusivo, tal como marca la Agenda de Educación 2030 y el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS4), el proyecto adquiere el compromiso de “no dejar a nadie atrás” y propone como todo el alumnado puede aprender juntos, en la misma aula, eliminando todas las formas de discriminación. 

En definitiva, se espera que cualquier mejora identificada beneficie la participación y los resultados de aprendizaje de todos los niños, con o sin discapacidades. Así lo recogen las evidencias científicas, los beneficios son para todos y todas, como se puede leer en el Proyecto Includ-ed. Proyecto que analiza las estrategias educativas que contribuyen a superar las desigualdades, centrándose especialmente en los grupos vulnerables y marginados.

El informe camina en la línea del pedagogo Paulo Freire: “Transformar las dificultades en posibilidades”. Una propuesta esperanzadora para la inclusión y para la mejora de la atención educativa del alumnado vulnerable y apoyo a las familias y educadores del alumnado con discapacidad y que además sufre pobreza.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación