Cuando queremos acceder a la cultura clásica podemos encontrar maravillas como la que nos ofrece el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Su extensa programación, tanto en obras como en calendario durante los meses de julio y agosto, favorece el acceso a obras clásicas, muchas de las cuales representan, entre otros, a personajes femeninos de la antigüedad. 

Se trata del festival de teatro clásico más importante en su género y se celebra en el Teatro Romano de Mérida, que representa fidedignamente la arquitectura romana en época del emperador Augusto. 

La primera puesta en escena, en el año 1933, fue la de Medea de Séneca, en versión de Miguel de Unamuno con la actriz Margarita Xirgu como protagonista. Ya son 68 las ediciones del festival, aunque se suspendió su actividad, por el momento histórico vivido en España, durante 19 años y no volvió a funcionar de nuevo hasta 1953, con la obra de Fedra a cargo de una compañía de teatro universitario. Ya fue en 1954, con la obra de Edipo de Sófocles, que volvió al teatro profesional de Mérida. 

En un escenario auténtico, año tras año, se acogen las representaciones de las obras más grandes del Teatro Clásico grecolatino. 

Secciones: Culturas subportada