Together For Girls es una asociación internacional que nació con el sueño de contribuir a poner fin a la violencia contras las niñas y adolescentes, muy especialmente la violencia sexual. Actualmente, la organización ha creado una alianza a la que pertenecen más de 20 gobiernos estatales, organizaciones de la sociedad civil, entidades de la ONU, socios para el desarrollo y el sector privado con el objetivo de mejorar la prevención, la reparación y la justicia en relación a los casos por violencia de género. Together For Girls promueve el trabajo basado en evidencias y, entre otras actividades, desarrolla informes de evaluación anuales en los que muestra datos acerca de la situación de la violencia que sufren las niñas y adolescentes alrededor del mundo.

Hace unos días, la organización emitió un comunicado de prensa para exponer cuál es la situación respecto a los derechos reproductivos de las niñas y adolescentes, incluído el acceso a la educación sexual integral. Según la misma, una de cada cuatro niñas experimenta violencia sexual antes de cumplir 18 años y, como consecuencia una parte importante de éstas se quedan embarazadas. Uno de los múltiples impactos de este tipo de violencia. En relación con esto, la Organización Mundial de la Salud muestra que son, mínimo, unos 10 millones de embarazos no deseados al año entre adolescentes de 15 a 19 años en el mundo del desarrollo y Together For Girls recoge a través de una de sus encuestas llevadas a cabo en diferentes países, cifras preocupantes sobre la tasa de violencia sexual que experimentan las niñas. Por ejemplo, el 38% fue forzada o coaccionada en su  primera relación sexual y el 33% de las que han sido violadas antes de los 18 quedaron embarazadas, el 16% en el caso de Honduras y el 48% en Ruanda. 

Twiitter//@together4girls

Por otra parte, la OMS recuerda que los embarazos entre adolescentes y el impacto en sus vidas son un problema a escala global que tiene lugar en todos los países independientemente de si son de ingresos altos, medios y bajos. Sin olvidar que las poblaciones más vulnerables son aquellas que mayor riesgo de exclusión social sufren ya que median la pobreza y la falta de una educación de calidad que proporcione igualdad de oportunidades de cara a construir un futuro fuera del círculo de la marginalidad. Así mismo, son varios los factores que contribuyen a que se den embarazos no deseados entre adolescentes; el matrimonio forzado, la falta de información y recursos, algunos de ellos. También la violencia sexual, con más de un tercio de las niñas en algunos países, según OMS, que informan que su primer encuentro sexual fue bajo coacción. 

Llegados a este punto, cabe recordar otra evidencia sólidamente refutada, la educación transformadora como factor de prevención, protección y superación de las desigualdades. Proporcionar espacios educativos seguros y actuaciones educativas basadas en la evidencia, es ofrecer oportunidades para todas las personas, especialmente a quienes peores circunstancias viven, abrir vías alternativas a la violencia y, de esta forma, hacer posible el mensaje que Together For Girls expresa en su comunicado promover y defender los derechos reproductivos [..,] para hacer realidad los derechos humanos de las niñas y las mujeres y lograr la igualdad de género a nivel mundial.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación