El cantante R. Kelly ha sido finalmente condenado por sentencia federal a pasar 30 años en prisión por sus crímenes, y especialmente por tráfico sexual.  Víctimas tanto de mujeres adultas como menores, siguen luchando por superar el trauma sexual que supuso estar retenidas en contra de su voluntad.

Las siete denunciantes que han mostrado evidencias claras y precisas de lo que el agresor realizaba contra ellas, han recuperado la esperanza en el sistema judicial después de esta condena.  El caso que también fue transmitido en un documental titulado “Supervivientes de R. Kelly” ayudó a visibilizar la violencia sufrida por todas las mujeres y chicas, y también a la vez su valentía en denunciar socialmente, y posteriormente algunas de ellas, judicialmente las agresiones sexuales que el acusado cometió.  

 

Secciones: subportada