Aunque la violencia de género en las universidades es algo que nos escandaliza cada vez más, este hecho ha ido sucediendo en despachos, pasillos y aulas, bajo los ojos de personas y profesorado que decidieron mirar a otro lado.

Un grupo de alumnas estaban siendo acosadas en la universidad por parte de un compañero de clase con la total complicidad de algunos profesores y profesoras. El acosador por ejemplo las dibujaba desnudas durante las clases, se les insinuaba y lo que es peor, hasta jugaba con una arma blanca ante la profesora y el resto del alumnado sin que esta interrumpiese ni por un segundo sus explicaciones. 

El caso de esta profesora muestra la permisividad de la agresión en las clases, y la impunidad con la que algunas personas han podido cometer sus actos. Si eres testigo de un caso concreto de vulneración de la libertad y los derechos humanos y los pasas por alto, eres parte del problema; a la vez que lanzas un mensaje de desprotección hacia todo el alumnado.

Tags:
Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación