Más de 77 mujeres se ha inscrito en un programa gratuito de la Univesidad Glasgow Caledonia (GCU), que les abrirá la puerta a seguir el sueño de hacer carrera en el floreciente sector de la ciberseguridad. El curso responder a dos objetivos, responder a la demanda de personas expertas y desafiar la composición de la industria tecnológica, donde menos de una cuarta parte son mujeres. 

El curos comenzó el mes pasado y está dirigido a mujeres mayores de 18 años, entre ellas,  las que están actualmente desempleadas o subempleadas. Para acceder al programa Women Do Cyber no se requiere ningún conocimiento o experiencia previa en tecnología o matemáticas. La formación les convertirá en Asociada de la CiberOps Certificado de Cisco, que es una cualificación reconocida por el sector. 

Según informa la BBC, La ciberseguridad es cada vez más importante, al considerarse una amenaza mundial y unos de los mayores retos a los que se enfrentan las fuerzas del orden. En 2021/21 se registraron más de 400 ciberataques en Escocia. Según la Agencia Nacional del Crimen de Reino Unido, los ciberdelincuentes buscan explotar las vulnerabilidades humanas o de seguridad para robar contraseñar, datos o dinero directamente. Las amenazas más comunes son: Hacking: robo de contraseñas de redes sociales y correo electrónico; Phishing: correos electrónicos falsos en los que se pide información de seguridad y datos personales; Software malicioso: incluido el ransomware, en el que se secuestran archivos y se pide rescate por ellos, y ataques de denegación de servicios distribuidos contra sitios web, a menudo acompañados de extorsión.  

La fundadora de Scottish Women in Technology cree que el curso tendrá un impacto positivo, ya que solo el 23% de la mano de obra tecnológica de Escocia es actualmente femenina. Y defiende la importancia de tener en cuenta la diversidad desde un primer momento, y no una idea de última hora. Y afirma que este curso ayudará a que las mujeres sientan que pertenecen al sector. 

El curso busca contribuir a cambiar la imagen que se tiene de la piratería informática, en que la primera imagen que se tiene es de una persona masculina con una capucha sentada enfrente de un ordenador. Hacer desaparecer esta imagen, para demostrar que existe la posibilidad de que una mujer pueda hacer este trabajo, desde un hacking ético. 

Los conocimientos del curso están respaldados por el rigor científico que permitirá acceder a un empleo relacionado con la seguridad digital en el que las mujeres que lo cursen podrán contribuir directamente a la capacidad cibernética del país, y tratar de conseguir proteger a la gente de los daños y delitos digitales en el mundo virtual. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación