Numerosas investigaciones han examinado las experiencias educativas positivas que resultan cuando estudiantes de diferentes culturas cuentan con docentes de su misma cultura y cómo estas asignaciones impulsan tanto la mejora educativa de este alumnado a nivel académico como de convivencia.

La revisión integral, A Teacher Like Me: A Review of the Effect of Student–Teacher Racial/Ethnic Matching on Teacher Perceptions of Students and Student Academic and Behavioral Outcomes, publicada en la revista ‘Review of Educational Research’, examina en qué medida el alumnado afroamericano y  latino reciben calificaciones más favorables tanto de comportamiento en el aula como rendimiento académico, obtienen notas más altas en las pruebas estandarizadas y tienen comportamientos más positivos cuando se les asigna profesorado también afroamericano o latino. Se ofrecen datos clave que apuntan por un lado al papel fundamental del profesorado en el desarrollo de un entendimiento cultural compartido en su actuación y por otro a cómo el alumnado puede sentirse más comprometido con el profesorado, ajustando su esfuerzo, sus actitudes o su comportamiento. Los datos obtenidos de la revisión de investigaciones en la etapa de Educación Infantil y durante los primeros años de Educación Primaria, subrayan que la diversidad cultural entre docentes mejora la percepción del profesorado en general sobre el comportamiento del alumnado en el aula y sus capacidades académicas, aspectos de mucha importancia también cuando estas y estos estudiantes alcanzan la Educación Secundaria, ya que habrán aumentado las expectativas sobre su capacidad para los logros académicos. Además, cuando llega a Secundaria el alumnado también se beneficia de menores riesgos de sufrir medidas disciplinarias excluyentes, absentismo y abandono escolar y aumenta la probabilidad de que pueda incluirse en programas de talentos y altas capacidades cuando existe profesorado en el centro que comparte su identidad cultural.

Las evidencias científicas de impacto social permiten ofrecer una educación de máxima calidad para todo el alumnado sin dejar a nadie atrás, llevándonos al profesorado a recorrer el camino seguro de las Actuaciones Educativas de Éxito que nos permiten incorporar en el aula voluntariado diverso que garantice el principio de inteligencia cultural a través, por ejemplo, de Grupos Interactivos o Bibliotecas Tutorizadas. Así, el centro puede ofrecer un entendimiento cultural como el que nos señala el estudio descrito para favorecer tanto el progreso académico del alumnado como una mejora de la convivencia que traspase los muros de las escuelas. Por otro lado, esto nos permite impulsar el éxito educativo de muchos niños y niñas de diferentes culturas, facilitando que  puedan, si ese es su sueño, llegar a ser docentes y evitando así la pérdida del capital humano que supone para la sociedad los centros educativos y el profesorado que no propician que todos y todas tengan las mismas posibilidades de tener éxito educativo.

Secciones: Evidencias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación