Unsplash

Un nuevo estudio realizado en Francia saca a la luz que la prevalencia de los abusos sexuales en mujeres que se encuentran en el espectro autista puede ser hasta tres veces mayor en comparación con las mujeres que no lo están. Se trata del estudio más importante hasta la fecha centrado en esta población específica de mujeres, enfocado a profundizar en la vulnerabilidad de las mujeres con autismo. Los resultados esperan contribuir a mejorar las estrategias de tratamiento de las víctimas, así como, a resaltar la importancia de establecer programas de prevención en todo el mundo (HealthEuropa). 

El trabajo, publicado en la revista científica Frontiers in Behavioral Neuroscience, se centra en examinar la vulnerabilidad de las mujeres, a partir del análisis de las respuestas obtenidas a través de un cuestionario online para cuantificar las experiencias de 225 mujeres autistas que se ofrecieron como voluntarias y tenían más de 17 años. Su diseño se formuló a partir de preguntas abiertas y específicas que identifican la violencia sexual en el 68,8% y el 88,4% de las mujeres con autismo. El estudio se realizó en colaboración con la comunidad local de autistas. El equipo de investigación apunta que, a pesar de que la investigación sobre este tema específico es todavía escasa, les sorprendió conocer que entre la comunidad autista hay mucho interés en abordar este tema, siendo la propio colectivo quien concienciar sobre la importancia de participar en el estudio.

La investigación sacó a la luz que el 75% de las participantes habían sido agredidas varias veces, y que dos tercios de las víctimas sufrieron violencia sexual cuando tenían menos de 18 años o menos, lo cual se correlaciona con un mayor riesgo a desarrollar traumas sexuales o trastorno de estrés postraumático. Un tercio de las personas denunció las agresiones y no hubo ninguna acción o seguimiento, tanto de tratamiento como de procesamiento, en el 75% de los casos. 

Ante estas cifras tan impactantes urge implementar actuaciones efectivas que está dando resultados positivos en prevención de la violencia de género con personas con discapacidad, que promueva una educación que les proteja de la violencia y no les suponga un riesgo para su salud y bienestar. 

Secciones: subportada