pixabay

ONU Migration ha publicado este año su undécimo Informe sobre las migraciones. Un documento cuyo cometido es ayudar a las instituciones y personas a comprender mejor el fenómeno de la migración y la movilidad en todo el mundo. Este último trabajo analiza lo ocurrido en el ámbito de la migración en los últimos dos años, respondiendo, además de cómo ha alterado la COVID-19 la migración y la movilidad en todo el mundo, a otras preguntas como los vínculos entre la paz y la migración, la desinformación sobre estos temas, las repercusiones del cambio climático y también, la lucha contra la trata de personas en las rutas migratorias, uno de los peligros ante los que, como ya muestran las evidencias científicas, las mujeres y la infancia presentan mayor vulnerabilidad. 

En este sentido, el Informe explica que uno de los aspectos que están adquiriendo una importancia cada vez más decisiva en todo el proceso migratorio es la tecnología digital. El uso de aplicaciones para compartir información y conectarse con grupos geográficamente dispersos ha suscitado preguntas  válidas sobre el papel desempeñado por la tecnología digital sobre las formas en que ayuda a los y las migrantes a evitar los abusos y la explotación del tráfico y la trata de personas. Resulta muy interesante conocer cómo las personas migrantes han desarrollado también aplicaciones para mejorar la integración en los países de acogida, el apoyo financiero a las familias y sociedades de los países de orígen y lo que es muy importante, sin perder los vínculos sociales. Aplicaciones de dinero móvil, por ejemplo, o el desarrollo de chatbots en línea por parte de migrantes para prestar apoyo psicológico a otras personas en la misma situación y ayudarles a abrirse camino entre los complejos requisitos de las políticas migratorias y su burocracia.

Por otro lado, hay países que han adoptado medidas como la concesión de periodos en reflexión y permisos de residencia como una práctica óptima que, según los foros sobre gobernanza de la migración internacional, debería ser emulada y servir de ejemplo para otros. Especialmente, cuando se trata de víctimas de trata en situación irregular que pueden ser reacias o sentirse incapaces de presentar denuncias ante las autoridades por miedo a ser deportadas o castigadas debido a su situación ilegal o a la migración.

Otra de las transformaciones que destaca el Informe como un avance hacia la erradicación de la trata de personas es la transformación de la cooperación internacional que define como multipartita, pangubernamental, pansocial y transectorial. Según el análisis, aunque queda por aclarar en qué medida esta colaboración se ha plasmado en acciones concretas, provechosas cuyo impacto se pueda contrastar, la integración reciente de los sectores financiero y tecnológico, contribuye a tener una mayor información sobre los modos en que operan los traficantes para cometer diferentes tipos de delitos como el blanqueo de dinero aprovechando las nuevas tecnologías.

Pocos aspectos del fenómeno de la migración han conseguido el consenso de los países como la necesidad imperiosa de prevenir y combatir la trata de personas en las rutas migratorias. Este Informe muestra vías prometedoras, nuevas tendencias y  avances en las actuaciones para hacerle frente muy positivos y también los retos especiales que esta lucha continúa planteando.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación