El pasado 4 de mayo, el gobierno australiano publicaba y ponía a debate público el borrador del nuevo Plan Nacional para Poner Fin a la Violencia hacia las Mujeres y la Infancia. El centro nacional de excelencia Health Justice Australia, una organización benéfica que vela por la colaboración entre los servicios de justicia y de salud en beneficio de las comunidades más vulnerables, acercando las evidencias científicas a las y los profesionales involucrados, ha realizado un estudio exhaustivo del Plan. En éste se destacan aspectos como el progreso y mejora en la prevención y las respuestas a la violencia contra las mujeres y las y los menores, incluida la progresiva transformación de la conciencia colectiva tanto pública como política de la violencia de género.

Health Justice Australia reconoce que el recientemente conocido borrador del nuevo Plan refleja estos cambios así como la intersección de la desigualdad de género con otras formas de discriminación y exclusión y el compromiso por aprovechar la experiencia vivida. Otro de los aspectos que destaca como un avance el centro es la visibilización de la violencia infligida a las niñas y los niños como una forma de llevar más allá la violencia contra las mujeres. También reconoce el Plan de Acción dedicado a la población aborígen e isleña del Estrecho de Torres que incorporará el control comunitario y la toma de decisiones compartida, incluyendo la necesidad de priorizar la financiación de las organizaciones controladas por las mismas comunidades.

Así mismo, la Organización ha lanzado cuatro recomendaciones dirigidas a mejorar y fortalecer este Plan Nacional que son las siguientes: 

  1. La necesidad de clarificar y reforzar la apuesta por modelos de servicios colaborativos como forma de lograr mejores resultados.
  2. Reconocer la necesidad de invertir en el diseño, entrega y mantenimiento de proyectos colaborativos exitosos.
  3. Definir y clarificar los itinerarios a seguir para el logro de los resultados que se pretenden alcanzar.
  4. Determinar mejor el cometido y rol de la Comisión de Violencia Doméstica, Familiar y Sexual que el Plan propone como responsable de monitorear e informar sobre los marcos de rendición de cuentas y evaluación. 

Sin duda y así lo demuestran las investigaciones también, que los procesos que se abren a consulta pública y acercan las evidencias científicas, fortalecen y dan estabilidad a las decisiones ya que incluyen una mayor diversidad de voces beneficiando y llegando así a un mayor conjunto de la sociedad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación