Flickr

El pasado miércoles el vuelo espacial hizo historia al lanzar a Jessica Watkins, por ser la primera mujer afroamericana que parte para una misión prolongada en la Estación Espacial Internacional (EEI). Entre sus declaraciones ante su misión, Watkins ha señalado que es la quinta mujer afroamericana que viaja al espacio, y apunta, “creo que es realmente un homenaje al legado de las mujeres afroamericanas astronautas que me han precedido, así como al emocionante futuro que nos espera”. Watkins llena de sentido su logro, al reconocer todo el trabajo precedente han hecho posible dar este paso que queda marcado en la historia, y que contribuye a que más mujeres también puedan sumarse (BBC). 

Su asignación a esta misión significa que será la primera mujer afroamericana en unirse a la tripulación de la EEI para la investigación científica, el mantenimiento de la estación, el entrenamiento y más durante un periodo de seis meses. Según la información que ha facilitado la NASA, los experimentos incluirán estudios sobre el envejecimiento de los sistemas inmunitarios, las alternativas de hormigón orgánico y los efectos cardiorrespiratorios durante y después de la exposición de larga duración a la microgravedad. 

Watchins nacida en Maryland (Estados Unidos) comenzó su carrera dentro de la agencia espacial como becaria antes de trabajar en varios centros de investigación en California. Durante su selección como astronauta en 2017 trabajó como becaría postdoctoral en el equipo científico del rover Curiosity, del laboratorio científico de Marte. 

Gracias al importante logro de Watkins, hemos podido conocer que la expedición al espacio ha sido un sueño desde que estaba en la escuela de primaria, por lo que sus palabras pueden ser muy inspiradoras para muchas niñas: “Un sueño parece un gran objetivo lejano que va a ser difícil de alcanzar o algo que podrías lograr mucho más tarde en la vida” apunta a los medios de comunicación  “Pero en realidad, un sueño realizado es sencillamente poner un pie delante del otro en el día a día. Si juntas suficientes de esas pisadas, al final se convierten en un camino hacia tus sueños”.”.

La historia de éxito de Watkins llena de ilusión porque es un ejemplo de que la transformación social es posible, y como las desigualdades estructurales pueden ser superadas cuando los sueños se consiguen hacer realidad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación