Según datos del Banco Mundial, el 93% de las niñas y niños de 10 años en Afganistán no puede leer un texto sencillo. Las niñas de Afganistán y los y las menores de zonas apartadas o inseguras, tienen especial dificultad para acceder a la educación. Muchas de estas zonas están bajo el control del actual gobierno de facto, y los y las familiares temen por la integridad física de sus hijas e hijos, especialmente por las niñas, más aún cuando el profesor es un hombre.

Los Centros de Aprendizaje Acelerado (ALC por sus siglas en inglés) se integran en un programa de educación comunitaria impartida en espacios alternativos como las casas de las profesoras y en el entorno de las y los estudiantes. En estos centros se concentran los aprendizajes correspondientes a seis cursos escolares en tan solo tres cursos, priorizando la contratación de profesoras. Se trata de una medida provisional centrada en los aprendizajes básicos de lengua y matemáticas, que funciona en paralelo a las escuelas estatales. 

El Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF ha publicado este año los resultados de una evaluación realizada en los ALC y en los colegios estatales de primaria más cercanos. Los datos muestran que los niveles de aprendizaje son similares o incluso mejores en los ALC, confirmándose también la brecha de género que da resultados más bajos a las niñas que a los niños en diferentes materias y tipos de escuelas. 

Entre las recomendaciones se enfatiza la importancia del esfuerzo y el apoyo de las familias, la lectura en casa, la contratación de más profesoras mujeres, el apoyo a las familias vulnerables, incrementar la cantidad de profesorado cualificado e impulsar programas de formación del profesorado.

Este estudio es único en el sentido de que proporciona un análisis riguroso de un itinerario alternativo de aprendizaje para la infancia en áreas rurales de Afganistán. Los resultados serán trasladados a las personas y entidades implicadas a nivel local, así como a los colaboradores internacionales, para construir sistemas educativos más igualitarios para la infancia en Afganistán, especialmente para las niñas que representan el 86% de estudiantes que asisten a estos centros.

En este sentido, otras publicaciones que fundamentan este estudio, recogen evidencias sobre cómo la alfabetización inicial y la adquisición de aprendizajes básicos en matemáticas en la infancia proporcionan multitud de beneficios en la vida adulta, aprendizaje a lo largo de la vida y otros beneficios intergeneracionales en educación, salud y nivel de ingresos económicos. Además, específicamente para las niñas, la alfabetización inicial está asociada con la reducción de la mortalidad y la fertilidad infantil, y un mayor empoderamiento de las mujeres. 

Uno de estos documentos de trabajo concluye que asegurar que las niñas y los niños están a salvo en las escuelas, que no pasan hambre, que pueden completar la educación primaria y hacer la transición a secundaria, son consideraciones de gran relevancia. Las y los responsables políticos han de tomar las decisiones correctas sobre las inversiones a realizar en cada momento, que serán más acertadas cuanto más basadas estén en evidencias de impacto a largo plazo para mejorar las vidas de la infancia.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación