Pixabay

Siguiendo la línea de las reivindicaciones de numerosas ONG a nivel internacional y de personas individuales, los y las eurodiputadas han condenado enérgicamente el uso de la violencia sexual y de género como arma de guerra en relación con el caso de la guerra de Ucrania. 

El acceso a la salud y los derechos sexuales y reproductivos esenciales debe garantizarse en todos los países de acogida y de tránsito de la UE, más teniendo en cuenta que el 90% de las personas refugiadas que huyen de Ucrania son mujeres y niños. Los y las europarlamentarias reivindican que la UE debe proteger a las mujeres que huyen de Ucrania de la violencia y la trata, y las mujeres deben tener acceso a los servicios de salud esenciales.

En una resolución adoptada por la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género el lunes 25 de abril, por 29 votos a favor, 2 en contra y 3 abstenciones, condenan enérgicamente el uso de la violencia sexual y de género como arma de guerra y expresan su profunda preocupación por el creciente número de informes de trata de personas, violencia sexual, explotación, violación y abuso que enfrentan las mujeres y las criaturas que huyen de Ucrania.

Para facilitar la integración de las mujeres refugiadas en los países de acogida, señalan que se les debe garantizar el acceso al mercado laboral lo antes posible y, por lo tanto, también piden la creación de programas especiales y cursos de idiomas, así como el acceso al cuidado de las criaturas. Así mismo piden que los mecanismos de denuncia deben estar inmediatamente disponibles para ellas en idiomas y formatos accesibles. Los estados miembros y la UE deben identificar y enjuiciar rápidamente las redes de tráfico que se benefician de la explotación sexual de las mujeres refugiadas. El Comité también insta a los países de la UE a proporcionar un transporte seguro y coordinado entre los estados miembros.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación