Unsplash

El sábado se celebró el Día del Libro y con motivo de esta celebración, los expertos de Ace Alzheimer Center Barcelona, nos recuerdan que fomentar el hábito de la lectura entre las personas con Alzheimer es “clave” para trabajar el lenguaje y la memoria y, además, contribuye a conservar las funciones cognitivas tal como informa Europa Press

Sin embargo, según Ace, es frecuente que las personas con Alzheimer vayan abandonando esta práctica por el esfuerzo que les supone seguir el hilo del relato y mantener la atención en la lectura. A pesar de este esfuerzo, los expertos recomiendan a los familiares y cuidadores de personas con esta enfermedad que les acompañen en la lectura y utilicen libros, diarios o les escriban breves textos con letra clara que ellos mismos puedan leer. 

Según América Morera, subdirectora de Atención Diurna de Ace, a través de la lectura pueden recordar aspectos o emociones vitales y aconseja tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de realizar esta lectura en función del estado de la enfermedad. 

En todas las fases es recomendable la lectura en voz alta ya que ayuda a fijar la atención en la actividad, a vocalizar y a tener un buen ritmo. En la fase leve se pueden leer relatos cortos con pocos personajes pero también se pueden leer relatos más extensos con la ayuda de un breve resumen verbal de los capítulos anteriores o bien con apuntes donde se recuerde el nombre de los personajes y sus características. 

En fase moderada o avanzada poesías o textos más cortos con menos personajes o dichos o refranes populares que tengan un significado para ellas y ellos y los trasladen a vivencias propias. Desde la asociación recomiendan que se les puede animar a realizar anotaciones propias para poder consultarlas cuando lo necesiten. 

Finalmente, siempre que sea posible, es aconsejable que realicen la lectura acompañados para potenciar sus efectos beneficiosos, pudiendo comentar comentar el argumento, hablar de los personajes o de los recuerdos que despierta la lectura. 

Los beneficios de la lectura dialógica están ampliamente demostrados en la infancia y como acabamos de comprobar, podrían extrapolarse a personas con alzheimer favoreciendo una mayor calidad de vida conservando sus funciones cognitivas por más tiempo y teniendo la oportunidad de poder seguir compartiendo sentimientos y recuerdos con sus familiares o las personas que las cuidan.   

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación