Aunque algunas personas no le den la importancia que tiene o le resten relevancia, las palabras pueden tener tanto efectos positivos y negativos. Todo lo que decimos o escribimos se puede interpretar de maneras diferentes y provocar consecuencias y actos, de ahí lo importante de tener cuidado con las palabras que utilizamos, ya sea para elogiar o para criticar a alguien. 

En la misma línea de la importancia que tienen las palabras, en el artículo No More Insecurities: New Alternative Masculinities’ Communicative Acts Generate Desire and Equality to Obliterate Offensive Sexual Statements, publicado en la revista científica ‘Frontiers in Psychology’, se analizan los actos comunicativos en torno al lenguaje, las implicaciones que este tiene y cómo pasar de uno ofensivo a uno atractivo. Para ello se han analizado los actos comunicativos de una mujer y tres hombres entre 30 y 40 años.

Como ya se ha ido explicando a lo largo de la sección NAM, existe una masculinidad alternativa a la oprimida y a la dominante. Se trata de hombres igualitarios que rechazan la violencia y que se hacen respetar utilizando un lenguaje del deseo siempre, tanto de cara a las mujeres que reproducen el lenguaje tradicional dominante experimentado en antiguas parejas con hombres dominantes como frente a otras masculinidades que pretenden ridiculizarlos. 

Lo interesante de la investigación son los múltiples ejemplos de situaciones varias que pueden servir para aprender. Una mujer que critica públicamente a su marido por no conseguir “embarazarla”, otra que sale con un chico que no la atrae pero que la trata bien mientras se interesa por otro sexualmente y otros casos más relacionados con la atracción a la violencia, según la cual solo un chico malo es capaz de excitar a una chica. Este tipo de situaciones muestran la manera en la que un hombre se podría alejar de una conducta no violenta ya que no consigue el respeto que otro violentos sí. 

Por el otro lado, el estudio analiza también la vertiente transformadora. Cuando se empieza un comportamiento alejado de la violencia, la autoestima aumenta y cuando la confianza incrementa, el deseo también: “Si tengo confianza en mí mismo, sus ojos empiezan a brillar, es automático, y si no tengo confianza en mí mismo, se desconecta”. Ante ataques e ironías recibidas, los hombres NAM consiguen hacerse respetar desde una actitud llena de autoestima y confianza. Por ejemplo, cuando un hombre NAM es ridiculizado por no tener muchas relaciones sexuales con su pareja y contesta que lo que importa es la calidad y no la cantidad o cuando ante las insistencias de una chica para salir, cuando ella es rechazada, lo etiqueta de homosexual, pero él le contesta que hace lo que quiere con quien quiere y cuando quiere. 

Las palabras siempre afectan o tienen un efecto positivo o no, y este tipo de investigaciones aportan una manera revolucionaria de poder cambiar, en base a evidencias científicas, un discurso violento. Es la revolución de lo hombres NAM para que las otras masculinidades tengan alternativa y para que las mujeres puedan escoger unos hombres no violentos, apasionados y deseables.

Secciones: Evidencias portada