Lili Boulanger. Forma parte de: George Grantham Bain Collection (Library of Congress). General information about the George Grantham Bain Collection is available at http://hdl.loc.gov/loc.pnp/pp.ggbain

Es una de las compositoras más apreciadas de Francia. Nació en París, en 1893.

Lili Boulanger decidió muy pronto que sería compositora. Y como compositora destacó a los veinte años al ser la primera mujer en ganar el Premio de Roma. El Premio de Roma fue uno de los premios más prestigiosos en ese momento. El premio de Composición Musical se otorgó casi todos los años desde 1803 hasta 1968, a menudo honrando a nombres tan famosos como Héctor Berlioz, Charles Gounod, Claude Debussy, Florent Schmitt, etc. 

La obra ganadora de Lili en 1913 fue su cantata Faust et Helene (obtuvo 31 votos de los 36 miembros del jurado), de la que se han realizado numerosas grabaciones en los últimos años. 

No pudo disfrutar de la estancia en Roma por el galardón recibido por el estallido de la Primera Guerra Mundial, por lo que volvió a París y fundó el Comité Francoamericano del Conservatorio Nacional para apoyar a los músicos combatientes.

En medio de los momentos difíciles, logró componer una gran cantidad de música mientras atendía a los soldados heridos. Compuso tantas obras como pudo, ya que ella padecía una enfermedad incurable y murió a los 24 años. Le dictó su última obra Pie Jesu a su hermana durante sus últimos días.

 

Además, tocaba varios instrumentos, como el arpa, el piano o el violonchelo. Poseía un oído musical perfecto y amaba el canto desde pequeña. Tenía gran madurez para la música.

Escribió su primera obra, Lettre de mort, en 1906, posiblemente en recuerdo de su padre. 

Recibió influencias de Fauré, Massenet y Debussy sobre todo en cuestiones formales, pero además del estilo típicamente francés de principio de siglo también tiene tendencias vanguardistas. 

A pesar de haber vivido tan poco, tuvo tiempo para experimentar y alejarse de la tonalidad. En su última obra, Pie Jesu explora la politonalidad. Fue compuesta en 1918.

Fue una referencia en su época para compositores como Messiaen o Honegger. Su lenguaje destaca por su fuerza contrapuntística

Está considerada una de sus obras más importantes, junto a los salmos 24, 129 y 130 y 

Vieille prière bouddhique.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación