Los agentes de la Policía Nacional han detenido al presunto agresor de dos menores que ejercía como profesor de primaria en una escuela en Sevilla.

Gracias a  una joven de 15 años que fue a la policía a denunciar los abusos sexuales sufridos por parte del profesor cuando tenía tan solo 10 años, detallando como encubría dichas agresiones como si fueran un juego tal y como recoge el Correo de Andalucía.  Tras su denuncia , los agentes pudieron constatar otros abusos cometidos y procedieron a su arrestro.

La denuncia nunca es tarde, como en este caso,  el paso hacia adelante de la joven de 15 años ha significado un antes y un después,  identificando otras víctimas, y sacando del circuito educativo al presunto agresor de momento.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación