pixabay

Donantes internacionales que buscan financiar la educación de niñas y mujeres en Afganistán deben considerar y abordar cuidadosamente las preocupaciones de derechos humanos. Human Rights Wath ha publicado un informe en el que se exponen cuatro maneras de apoyar el acceso de las niñas a la educación en Afganistán, describe formas clave en que las personas donantes deben promover los derechos humanos en su compromiso con el sistema educativo de los talibanes. Las personas donantes apoyan el pleno acceso a una educación de calidad para las niñas y mujeres afganas, lo que requiere examinar la situación en las escuelas y respaldar a las activistas y las comunidades que luchan por el derecho de todos a la educación.

Después de tomar el poder el 15 de agosto de 2021, los talibanes ordenaron la reapertura de las escuelas secundarias de niños el 18 de septiembre, pero no mencionaron las escuelas de niñas. La mayoría de las escuelas secundarias de niñas han permanecido cerradas desde agosto, privando a la mayoría de las adolescentes del acceso a la educación. Esta es una de las muchas violaciones de los derechos de las niñas y las mujeres cometidas por los talibanes desde que obtuvieron el control del país.

La simple reapertura de las escuelas no garantizará el acceso a una educación de calidad, dijo Human Rights Watch. Las niñas y las mujeres se enfrentan a numerosos obstáculos, incluidos el miedo a la violencia, la vigilancia y la intimidación de los talibanes en las escuelas, la falta de profesorado debido a que no se pagan los salarios, los cambios talibanes en el plan de estudios y el impacto de la crisis humanitaria que afecta al país.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación